El bosque de piedras de Madagascar

bosque-de-piedras-de-madagascar

Vista aérea del bosque de piedras de Madagascar

La tierra está plagada de rincones mágicos, donde algunos parece que han sido esculpidos a capricho de alguna clase de entidad superior o creados para algún oscuro fin como puede ser el pozo de Darvaza en Turkmenistán, el desierto de los pináculos en Australia o el caso que nos ocupa en esta ocasión, el bosque de piedras de Madagascar, un entorno que parece sacado de alguna película de ciencia ficción debido a su aspecto.

Este impresionante lugar tiene una superficie aproximada de unos 1.500 kilómetros cuadrados y está dentro de la Reserva natural integral de Tsingy de Bemahara. Es un lugar impresionante que no deja a nadie indiferente tal como se puede ver en la fotografía que ilustra este artículo y donde se pueden ver caprichosas formaciones de piedra, como si fuesen árboles, que pueden llegar a medir más de 120 metros de altura.

Aunque Madagascar pertenezca al continente africano, no hay duda que parece algo sacado de otro mundo, porque en esta isla se encuentran algunas de las formaciones naturales más impresionantes que podamos encontrar en todo el mundo, convirtiéndolas en un foco turístico de gran importancia.

¿Cómo es el bosque de piedras de Madagascar?

Si conocerlo a pie es una experiencia indescriptible, lo es aún más sobrevolándolo, donde las formaciones se yerguen así desde hace cientos o miles de años, como saludando al cielo, conformando un impresionante entorno pétreo que hace que nos sintamos como en otro planeta.

Este original bosque está formado por rocas muy altas, todas ellas esculpidas gracias al paso del tiempo y también al viento y a la lluvia, quienes pacientemente se han encargado de dar forma a este lugar que no deja a nadie indiferente en su visita.

Además de estas rocas, también podemos encontrar un gran número de cuevas, lo que hace que la visita al Parque de Tsingy sea toda una meca para los viajeros más aventureros. Gracias a esta belleza tan particular y a la conservación de esta zona, este lugar está clasificado como Patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde el año 1990.

Otro detalle de gran importancia de este lugar es que cuenta con una flora y una fauna únicas, aunque hay pocas especies, lo que lo hace algo mucho más especial si cabe, aunque escuchar los cantos de los pájaros endémicos de la zona mientras exploramos este lugar es algo fantástico.

Hay que recordar que moverse por el interior de este bosque es prácticamente imposible dado que en muchos casos no existe un espacio lo suficientemente grande como para apoyar los pies en las bases de las rocas de estos originales árboles.

Esta “prohibición” de la naturaleza ha permitido que este rincón haya permanecido intacto y sin la acción de la mano del hombre desde hace más de 2000 años. Aún así, el turismo sigue visitando este rincón de África, aunque los viajeros tienen que disfrutar del bosque de piedras de Madagascar desde fuera o desde el aire, para captar la gran magnitud de este impresionante lugar.

Últimos comentarios
  1. Carmen Elena Falquez Raffo
    • admin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *