La extraña desaparición de Agatha Christie

Agatha Christie

Agatha Christie

Agatha Christie es una de las escritoras más famosas de la historia, quien ha conseguido vender más de 4.000 millones de novelas en todo el mundo, siendo traducidas a más de 103 idiomas, todo un récord que ningún escritor ha conseguido hasta la fecha, demostrando que Christie era una verdadera fuera de serie.

Su pasión era escribir sobre historias de misterio, donde hilaba una o más tramas con muchos personajes que nos permitía, y permite, sumergirnos en algunas de las mejores historias de misterio de la literatura. Pero el misterio estuvo con ella más allá de las hojas de sus libros porque la escritora pudo ser la protagonista de cualquiera de sus historias dado que estuvo desaparecida durante 11 días sin que nadie supiese donde estuvo ni que hizo.

Christie llevaba casada 12 años con su marido, Archibald Christie, y a pesar de ello, todo apuntaba a que el matrimonio no iba demasiado bien y el 3 de diciembre de 1926, a las 20:45 horas, tras una acalorada discusión con su marido, la escritora abandonó su casa con su coche, no sin antes dejar una carta a su secretaria indicándole que se iba a Yorkshire, aunque no fue así.

Tras pasar varios días sin saber nada de ella, denunciaron su desaparición y la policía se puso a buscarla, pero sin conseguir encontrarla. Era tal la influencia de la escritora y las ganas del público por saber qué había ocurrido que desde el gobierno instaron a la policía que acelerase sus investigaciones para obtener resultados.

Después de unos días de pesquisas, su coche fue encontrado muy cerca de un lago y la noticia corrió como la pólvora, dando paso a especulaciones sobre si la escritora podía haberse ahogado, que fue asesinada por su marido o que pudiese haber tomado la decisión de quitarse la vida; incluso hubo gente que se aventuró a decir que era una estrategia de marketing para conseguir vender más ejemplares.

La búsqueda terminó cuando once días después, un cliente de un hotel en la localidad de Harrogate reconoció a una de las huéspedes como la escritora, quien se había registrado bajo un nombre diferente, el de Teresa Neele. Y así era, tras una inspección se descubrió que era la escritora, quien tras haber sido examinada por un médico, se le diagnosticó lo que se conoce como fuga psicogénica; un trastorno disociativo que se caracteriza por un periodo de amnesia total, donde la escritora abandonó su identidad iniciando una vida diferente.

A pesar de ello, hay teorías diferentes a la de la amnesia para justificar su desaparición, como una posible humillación a su marido, quien se había enamorado de otra mujer o incluso conseguir que le acusasen por asesinato. Pero lo más extraño de todo es que Christie usó el apellido de Neele para hospedarse en el hotel, el mismo apellido que tenía la mujer que se había enamorado de su marido. Sean cuales hubieran sido sus motivos, Agatha Christie se llevó su secreto a la tumba dado que jamás habló del tema.

Últimos comentarios
  1. Chepita Mérida

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *