La Atlántida, el continente perdido

Atlantida_mapa

Atlántida

Durante siglos, la historia de un reino sumergido ha sido motivo de interés de investigadores de todas partes del mundo y de todos los tiempos, desde científicos hasta farsantes. La realidad se vio envuelta de tantos misterios y leyendas que resulta imposible determinar qué parte de lo que se cuenta es ficción y cuál no lo es.

Su origen, su cultura y sobre todo su localización, son aún un gran misterio. Sea como fuere, en algún punto de la tierra, desde las profundidades del mar, siglos de historia se encuentran ocultos aguardando ser revelados.

¿Cuál sería su ubicación?

Según los escritos la isla debería ubicarse en un lugar próximo a las denominadas “Columnas de Hércules” que corresponden al actual Estrecho de Gibraltar, muy cerca de las islas Canarias.

¿Cuándo comenzó la leyenda?

atlantida_Platon

Platón

Fue Platón, hacia el 347 a.C. el primero y único que dejó por escrito la existencia del reino de la Atlántida en sus diálogos dogmáticos tomo 5 y 6.

Los Diálogos de Platón

En el Diálogo llamado Timeo, cuenta que Critias, discípulo de Sócrates, oyó esa historia contada por su abuelo, que a su vez la había escuchado del gran sabio y legislador ateniense Solón y a éste último se la habían transmitido un anciano sacerdote egipcio de la ciudad de Sais, situada en el delta del Nilo.
Cuenta este escrito que Poseidón era el amo y señor de las tierras atlantes. Este Dios se enamoró de Clito y tuvieron 10 hijos, para los cuales dividió la isla en respectivos diez reinos. En honor a Atlas, su hijo mayor, la isla entera fue llamada Atlántida y el mar que la circundaba, Atlántico.

Características de la isla

atlantida_templo_de_poseidon

Templo de Poseidón

Describió a la Atlántida como una isla que “era mayor que Libia y Asia juntas y de allí podían pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme”.
La define como extensa y llana en cuyo centro había una colina, que a su vez estaba rodeada de tres anillos concéntricos de mar. Cada anillo estaba rodeado por un muro. En la cima de la colina estaba el Palacio Real de Poseidón y Clito, y a su lado el templo de Poseidón.
La isla de Atlántida era abundante en recursos. Había toda clase de minerales, contaba con grandes bosques, numerosos animales “en especial, la raza de los elefantes” y variados alimentos provenientes de la tierra.

La desaparición de la Atlántida

Según el Timeo, comenzaron una política de expansión que los llevó a controlar los pueblos de Libia hasta Egipto y de Europa hasta Tirrenia.
Llenos de soberbia y ambición de poder intentaron someter a Grecia y Egipto, pero fueron derrotados.

El Critias señala que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia, por lo que Zeus, el padre de los dioses, decidió aplicarles un castigo para que alcanzaran la prudencia y reunió a todos los dioses a fin de determinar su sanción, pero el relato se interrumpe bruscamente; no se sabe si su continuación se perdió o simplemente abandonó la redacción, pero se dice que el castigo fue un gran terremoto y una subsiguiente inundación que hizo desaparecer la isla en el mar, “en un día y una noche terribles”, otros dicen que fue una explosión volcánica que arrojó ceniza arrasando con su civilización, para posteriormente ser destruida por un maremoto que la hundió en apenas 24 horas.

Sea cual fuere el castigo de los dioses, queda claro que según las palabras de Platón su arrogancia fue la causa de su destrucción.

Últimos comentarios
  1. Carmen Elena Falquez Raffo
  2. Cazador de misterios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *