Las pirámides de Japón

Pirámides de Japón

Pirámides de Japón

Cuando hablamos de pirámides, automáticamente nos vienen a la mente las de Egipto, las aztecas y mayas principalmente, construcciones hechas en puntos muy distantes entre sí y por civilizaciones que nunca tuvieron contacto, o al menos que esté documentado, lo que hace que éstas sean un misterio, tanto en su forma de construcción como su significado exacto.

El mundo está lleno de rincones sorprendentes y las pirámides no son patrimonio exclusivo de estas civilizaciones. En el Mar de China, exactamente en el archipiélago conocido como Ryukyu, perteneciente a Japón, se encuentra la isla de Yonaguni, una isla aparentemente normal, con aproximadamente 10 kilómetros de largo por tres de ancho y que no suscita demasiado interés, pasando por ser una más de las muchas islas con las que cuenta el país del sol naciente.

Pero esta isla esconde algo que la hace única y por lo que es conocida en todo el mundo. Su tesoro no se encuentra en su superficie sino bajo ella, el lugar donde se encuentran las pirámides de Japón, uno de los grandes misterios de la historia para el que, desgraciadamente, no hay demasiadas respuestas.

Aunque no hay una documentación muy extensa, se estima que estas pirámides pueden tener entre 8.000 y 10.000 años de antigüedad, lo que pone en tela de juicio si éstas fueron construidas por la mano del hombre o si son simplemente formaciones caprichosas de la naturaleza.

Las pirámides de Japón fueron descubiertas en el año 1986 y los pocos investigadores que han tenido la oportunidad de visitarlas coinciden entre ellos, fueron creadas por el hombre; aunque este asunto tiene también sus detractores como algunos arqueólogos e historiadores que apuestan que son producto de la naturaleza.

Si tenemos en cuenta que la historia data el inicio de las civilizaciones desde el año 3.000 a.C aproximadamente con los sumerios, este descubrimiento, en caso de confirmarse fehacientemente de que fueron construidas por el hombre, echaría al traste muchas de las páginas de la historia que conocemos hoy en día.

Existen muchas creencias y leyendas locales sobre estas pirámides, desde que estaban en la superficie hasta que una gran inundación cubrió gran parte de la Tierra y éstas quedaron sepultadas por el agua hasta aquellas en las que han intervenido algunas de las deidades de la idiosincrasia del pueblo japonés, pero desgraciadamente la historia no se sustenta sobre leyendas sino sobre hechos.
Como comentábamos anteriormente, no hay demasiada documentación sobre estas misteriosas pirámides, pero hay muchos detalles que merecen un estudio en profundidad porque éstas cuentan con ángulos rectos y cortes que difícilmente la naturaleza pudiera hacer, pero sabiendo que es tan perfecta todo queda en el aire.

Desde su descubrimiento se han organizado diferentes expediciones de buceo donde se han conseguido grabar diferentes videos y se han tomado infinidad de fotografías para que los investigadores pudiesen encontrar un atisbo de luz que les permitiese profundizar más sobre este tema, aunque de momento no hay respuestas claras.

Un famoso geólogo japonés llamado Misaki Kimura afirma que realmente son las ruinas de una ciudad que fue sepultada por un seísmo hace 5.000 años. Afirma que es una ciudad porque en 1998, tras un terremoto submarino, se derrumbó parte de las ruinas y dejó al descubierto zonas que no se conocían con anterioridad, donde se podían ver escalones, túneles y demás formaciones. Esto ha dado pie a que una de las teorías más creíbles tome más fuerza; se cree que esto pueden ser los restos de la civilización de Mu, un continente perdido en el Pacífico que corrió la misma suerte que la Atlántida, otro de los grandes misterios.

Últimos comentarios
  1. Segundo Arturo Delgado Macias
    • Cazador de misterios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *